lunes

Koala en NY


La foto es de un cambiador para niños en el mirador del Empire State Building.

Bueno, estoy en ello, este no es el definitivo pero es que tampoco tengo tanto tiempo con la mierda del puto trabajo, Otro POETRY FOR DUMMIES, esta vez Poeta en NY:

Quise ver gordos en USA pero desembarqué en NY,
no he visto muchos yanquis en NY,
he visto las torres caer frente a mi imaginación
junto a la casa de Walt Whitman en Brooklin,
pero me supo a poco,
he llevado un gorro de cowboy de gomaespuma y agitado
el banderín de la universidad de Yashita
frente a sus cámaras de televisión,
he escupido en las escaleras impolutas de la tienda de Apple
-cada 25 minutos un hombre pasa una fregona-
he contemplado las barras y las estrellas estáticas
cayendo a peso sobre central station
mientras todo deambulaba en orden hacia el final de los días.

No he visto niños solos por las calles de la gran ciudad
pero allí estaban Martí, el Ché y Simón Bolívar de bronce
junto al rectángulo verde hendido en toneladas de hormigón y acero,
no he tocado ninguna bandera porque ninguna estaba al alcance de la mano,
he bebido cervezas extragrandes en bolsas de papel marrón
-otro sueño a tachar de mi lista-
he comido chocolatinas del tamaño de mi antebrazo
y echado unas cuantas monedas
a un hombre que tocaba el saxo en no sé dónde.

He visto la basura que no existe en downtown rodar alegre por Harlem,
los chicos negros atléticos jugando, los hombres locos que gritan
y las mujeres de la iglesia baptista de Zion hablando sin parar
y he dicho eymen que significa amén y he cantado a su dios,
he admirado los 475 parches de los bomberos de todo el país
colgados en un mural junto a la zona cero
y he sumado un par de ceros más por si acaso,
he visto las pistolas de los agentes del NYPD
y no eran tan terroríficas como las de los chicos
que pegan banderitas de españa en las culatas de las suyas,
he visto a Judios quemar sus kiphás
por el brillo de las monedas y los artículos en venta.

En los servicios públicos de Bryant Park
un hombre hace que mea pegándose al urinario
mientras mira mi polla de manera exagerada
que grande es este país.

.

5 comentarios:

antonio alfaro sánchez dijo...

grande tu relato maestro

carmen beltrán falces dijo...

qué guay!!!!

cuándo vienes y nos cuentas?

besos

Javier Belinchón dijo...

Gran poema. Una narración cojonuda, épica.

Un saludo.

Vanessa Torres dijo...

gracias por explicarme

lo que

en algunas películas
no explican


me encanta como has terminado el poema

es genial !
y será verdad... encima

Antonio Alfonso Alonso dijo...

Jeje, idolatran incluso a una polla, qué bueno...
Gracias por hacer de guía...