lunes

no visible


Ten cuidado con lo que deseas
mírame a mí
en la oficina ni saben que estoy,
sin percatarse de mí pasan por mi lado,
nadie recuerda mi cara, mi nombre,
siempre soy el extraño,
sus miradas me traspasan
mi saludo rebota en sus caras
cada día
he de explicar quién soy
de dónde vengo, a dónde voy,
creo que por fin
me he vuelto invisible.

4 comentarios:

antonio alfaro sánchez dijo...

ya tienes un superpoder!! un saludo hermano

El Sek dijo...

Sería interesante saber si tu paga si es visible!!

Albert dijo...

No te apures, igual de invisibles o más que tú, somos muchos. Es lo normal.

Domingo Vital dijo...

Según un estudio de Weelintong & Puntet, una vez se ha alcanzado el nivel de invisibilidad, el resto de seres de oficina ya no miran con cara de estar oliendo a mierda cuando saludas o te despides y todavía sienten que han de responder (aunque sea con desgana), que es el comportamiento típico previo al estado de invisibilidad total. ¿Ha sido este tu caso? ¿Quieres volver a hacerte visible explicando tu caso en el Diario de Patracia? Dicen que pagan muy bien por hacer visibles a los invisibles...