miércoles

si el odio no sirve de nada



Que buenos días que hace últimamente, con la bici intentando no matarme gracias a los amables taxistas y esperando, esperando, esperando.

La foto de hoy es un autoretrato.

El poema así a toda prisa:


Ahora desde que el odio no sirve de nada
que sería tan inútil intentar entenderos
que el pavimento tiene color
y los tubos de escape sonríen
desde que el amor se llama a sí mismo
por su nombre,
el resto de cosas
importan muy poco.


.

1 comentario:

Sonia dijo...

¡Qué foto más chula!