viernes

porque no veo un carajo




Cuando la luz de la mesilla se extinga
en medio de los gemidos a trompicones
serán tus ojos los que me miren
que no se extravíe tu mente
en otros cuerpos mejor parecidos,
será tu lengua la que emborrone
mi silueta asustada
en la quietud del deseo,
será la oscuridad la que nos arrope
contra el invierno más absurdo del año,
y lo siento, no es nada romántico
pero tendrá que ser el TONTON ®
el que me guíe por tu cuerpo desnudo
hasta tus reinos perdidos.


.



1 comentario:

Vanesa dijo...

.

es

precioso