lunes

te jodes



















(el poeta que limpia brilla y da esplendor)




Te jodes, que yo
cada vez que levanto
del colchón mi cadáver
mi espíritu se me queda acostado
un ratito más junto a la mujer
más hermosa del planeta tierra.

Te jodes, que yo
cuando hablo puedo decir
aquello que pienso
por eso soy real
y no sólo el prestigio que descansa
en el cajón de un despacho.

Te jodes, que yo
camino desde el tren
a tu oficina con la sonrisa entre los labios,
pero una cómoda y reconfortante
no aquellas de pepinillo en el ojete
que a veces gastas.

Te jodes, que mis vacaciones
tienen la banda sonora
de los abrazos y carcajadas
de los compañeros en la brecha,
no de potenciales clientes
e-mails y blackberris.

Te jodes, que mi cuello
es liso y elegante
como el del cisne
que jamás ha probado
con su lengua culo ajeno,
que no ha recibido latigazo al orgullo
y sus consejos no son discursos.

Te jodes, que a mi
nunca me robaron el dinero
del almuerzo en el recreo
y ahora ande explotando a la gente
aplicando un clasismo adquirido
del confort paterno.

Te jodes, que mi gente es normal
y no viven sin tener ni puta idea
que se ríen de verdad
y no porque se sientan obligados,
que no tienen miedo
ni me esquivan en el metro,
que más de uno daría un dedo por mí
y yo mi mano entera.

Te jodes, que tu dinero
al parecer vale más que el mío
porque cobras más
y te gusta más que a mí
y tienes que comprar muchas más cosas
y así tus cadenas son tan gordas.

Te jodes,
huele pedos
os jodéis cúpula directiva,
que el único recuerdo
que tendréis de mí
será este poema.



.

3 comentarios:

jorge dijo...

simplemente veraz y cojonudo

Elena Lechuga dijo...

que se jodan

Dg... dijo...

te he encontrado en republica cultural... y me he unido