viernes

ya estoy muerto







Me temo que hasta las balas saben que ya estoy muerto
estoy tan vacío que hasta podría flotar en el aire,
hoy quise llorar y no pude, me vencieron los bostezos,
esta es la balada que suena en vez de mis latidos
y no sé cómo conseguir que el planeta entero se calle.

Puede que aún me sostengan los cuatro hilos
que un día tejí, marioneta rota, para poder caminar,
pero es tan negro el aire que sale de mí
que ni toda el agua el mundo podría limpiar mi alma,
hoy podría llover pero no,
esta será la última vez que me corto la piel
lo prometo.